Biología de la Mosca del Mediterráneo


La mosca del Mediterráneo Ceratitis capitata Wied es considerada como una de las plagas más destructivas del mundo, dependiendo de la ecología del lugar puede causar fuertes pérdidas en la producción de frutas y hortalizas. 

Esta plaga tiene una gran facilidad de adaptación y soporta condiciones climáticas sumamente variables, que por lo general no resisten otras especies de moscas de la fruta.  Se le reportan alrededor de 418 hospedantes diferentes a nivel mundial.


Se encuentra ampliamente difundida en América y es una especie polífaga, sin embargo, parece encontrarse mucho mejor establecida en zonas de bosque tropical húmedo y donde se cultiva el café, ha sido reportada en zonas cercanas al mar y a altitudes mayores a los 2400 msnm y en algunas regiones tiene marcada preferencia por ciertos hospedantes.


CICLO BIOLOGICO


Los cuatro estados de la mosca del Mediterráneo durante su ciclo de vida son:

Huevo:

Es de color blanco, de forma alargado y cónico con micrópilo corto, mide 1 mm x 0.2 mm; el período de incubación es de 2 a 7 días en verano y de 20 a 30 días en invierno en Guatemala se han reportado períodos de 2 a 3 días.

Larva:

En estado de larva pasa por tres periodos larvales que en ocasiones también se les llama 1°,2° a 3° instar, completando sus tres periodos de 6 a 11 días en condiciones de temperatura de 24 a 26°C; el hospedante también influye en el período de duración del estado larval.

Pupa:

Es de color café y en forma cilíndrica, en forma de barril.  El tamaño de la pupa es de 3 a 10 mm x 1.25 a 3.25 mm.  El período pupal es de 9 a 11 días a 24.4° C.

Mosca adulta:

En estado adulto, su tamaño es algo menor que la mosca doméstica (4-5 mm de longitud) y vivamente coloreada (amarillo, blanco y negro). El tórax es gris con manchas negras y setas largas.  El abdomen presenta franjas amarillas y grises.  Las patas son amarillentas, las alas son irisadas, con varias bandas grisáceas, amarillas y negras.

Hembra:

Alcanza su madurez sexual entre los 4 y 5 días, iniciando la ovipostura entre los 7 y 9 días después de la emergencia con temperatura entre los 24º  a 27° C.  Generalmente pone de 4 a 10 huevecillos por ovipostura hasta 20 huevecillos al día, durante toda su vida, el promedio es de 300 huevecillos, pero bajo condiciones óptimas puede poner hasta 800.

Macho:

Bajo las mismas condiciones maduran sexualmente a los 3 ó 4 días y su característica principal es la formación del “Lek” para atraer a las hembras para copular.  Se caracteriza por tener las setas orbitales superiores modificadas en forma de rombo, lo que lo diferencia de la hembra.


ECOLOGÍA


Como todo organismo, la mosca del Mediterráneo está sujeta a las presiones físicas y biológicas del medio ambiente en el que vive y estos factores, unidos a sus caracteres genéticos, determinan su abundancia en un área determinada.

La mosca permanece inactiva durante la noche y en períodos de lluvias moderadas o fuertes, sus movimientos de orientación en respuesta a la fructificación o maduración de hospedantes favoritos es ampliamente conocida, así como su búsqueda de sustancias alimenticias azucaradas, proteínas y vitaminas.

Se ha observado una mayor actividad y desplazamiento en días cálidos y secos o después de noches sin rocío. De aquí se infiere que un factor climático que estimula a la mosca a dispersarse es la baja humedad que la obliga a reponer el agua perdida.

Entre los factores generales que se consideran para la dispersión de los Tephritidos están:

  1. Cuando la fruta hospedante desaparece
  2. El establecimiento de condiciones estacionales más favorables
  3. Cuando los adultos emergen del suelo

Los factores ecológicos que más influyen en el desarrollo de la mosca del Mediterráneo en una región son:

  1. El Clima
  2. Asociaciones de hospedantes cuyos frutos maduran en forma escalonada durante todo o gran parte del año.
  3. Sustancias alimenticias indispensables para la fertilidad y maduración de sus huevecillos

Copyright © 2010-2017 Compuservice WebDesigns